El miedo le vuelve a uno «Tonto»


Quién no ha dejado de preguntar en la escuela, en un curso, o en alguna otra parte por miedo al ridículo, con la creencia de que todo el mundo sabía la respuesta menos él. Empezando por mi mismo he caído en ese error tan humano de creer que era el más tonto por no enterarme en el momento, y aclarar lo que el profesor quería decir en ese momento o solventar alguna duda que me había surgido.

El miedo es un sentimiento que viene de “casa”(de fabrica), los humanos somos los seres vivos que más dependemos de los demás para subsistir al nacer. Pasamos largos años hasta que dejamos de ser dependientes. Esta falta de capacidad nos hace crecer con sentimientos de miedo. El niño percibe una sensación de desamparo frente a la vida, y esto puede ser causas de miedos posteriores.

Vivimos en constante sentimiento de evaluación de los que nos rodean, es un sentimiento sin fundamento, ya que la mayoría de las personas, no están tan pendientes de nosotros como pensamos, y aunque fuera así a quien le importa.

La mayoría de las personas que hacen juicios de valor sobre nosotros, no nos conocen y carecen de criterio para hacer evaluaciones; quién no tiene conocidos que parecen ver siempre la paja en el ojo ajeno, – te hacen comentarios desagradables de cualquier tipo refiriéndose a nosotros como los defectuosos-. Si nos paramos ha pensar, ¿qué cualificación tienen para hacer ese tipo de comentarios? Si es sobre nuestro aspecto, acaso son directores/as del Vogue, si es sobre nuestra inteligencia, acaso son catedráticos de alguna universidad.

Lo único que pretende este tipo de personas es desviar la atención para que no se conozcan sus verdaderos defectos.

Así que el próximo día que estés en un aula y te surjan dudas, pregunta ya que seguramente la mayoría no se ha enterado como tú. Siempre que recibas un comentario de alguien, pregúntate que criterio tiene esa persona para dar ese tipo de opiniones, antes de reaccionar como ella espera. Recuerda que entre el estímulo y la respuesta hay un tiempo en el cual nosotros decidimos como reaccionar ante esa situación, somos libres de elegir, y eso es lo único que todavía nos queda como seres racionales.

Francisco Beltrán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.