Archivo de la etiqueta: rendimiento

Actitud: Jugamos como Entrenamos

Jugamos como entrenamos: Actitud

La actitud es la forma de actuar de una persona, el comportamiento que emplea un individuo para hacer las cosas. En este sentido, se puede decir que es su forma de ser o el comportamiento de actuar, también puede considerarse como cierta forma de motivación social -de carácter, por tanto, secundario, frente a la motivación biológica, de tipo primario- que impulsa y orienta la acción hacia determinados objetivos y metas. Wikipedia
 

Ha empezado la pre-temporada del club de baloncesto donde participo como entrenador en un equipo de chavales de 13-14 años. Es un equipo con mucho potencial, son buenos chavales, pero su falta de madurez hace que no entiendan lo importante que es formar parte de un equipo, si logro que a final de temporada lo sean, ya me daré por satisfecho. Una de las cuestiones básicas para poder formar un equipo que opere con un rendimiento superior a la media, es  el conocimiento a nivel personal,  a nivel de características técnicas cada uno de los miembros del equipo, y sobre todo el que dirige al grupo. Formar parte de un  equipo deben entenderse como unidades indivisibles. La experiencia me dice que cuando nos enfrentamos a retos más difíciles, es cuando el equipo es más necesario. Esa es la actitud necesaria, cada entrenamiento debe de contar, al final el resultado es la suma de lo que hemos hecho. De hecho solo cuando nos incomoda lo que hacemos es cuando estamos progresando si sabemos aprovecharlo. Conocernos a nosotros y conocer a nuestros compañeros, hace que podamos aprovechar mejor sus habilidades.

Cada jugador al igual que una persona común tienen un lugar donde se encuentra bien y puede dar lo mejor de si. Si observamos a nuestro alrededor, podremos darnos cuenta en como hacer que nuestros compañeros sean mejores, y obtendremos la gran satisfacción de haber ayudado a otros a superarse y ser cada vez un poco mejores.

Los equipos son como las cadenas, se rompen por el eslabón más débil, hay es cuando se nota la calidad de un equipo, y el nivel de sus componentes. Si no apoyamos a nuestros compañeros, nuestro futuro lo ponemos en peligro, ya que de una u otra manera, al final el equipo desaparece.

Por ultimo mencionar que no podremos obtener los mejores resultados si no pagamos el precio la actitud con la que nos enfrentamos a la tarea, marcara nuestro resultado, si operamos con niveles del 50 o 60% de trabajo, cuando tengamos que enfrentarnos a nuestra realidad, no superará ese porcentaje.

Las personas con discapacidad, demuestran un plus de actitud al intentar superar que los hacen crecer como personas. Eso es la actitud.

Y ¿cuál es tu actitud? deja tu reflexión.

jugamos como entrenamos

El Rendimiento Máximo se Entrena

El rendimiento máximo se entrena

Una de las características más frecuentes que nos encontramos  las personas, es la facilidad con la que nos justificamos no rendir al máximo, por eso no llegamos a alcanzar las metas que nos proponemos.

Tenemos una conversación interna que nos auto justifica mil excusas para no hacer lo que de verdad podemos hacer.

En otras ocasiones he comentado que el cerebro es un ecosistema muy ecológico, de esta manera cuando nosotros hacemos algo a un ritmo determinado, nuestro cerebro toma buena nota y cuando la acción se repite un número de veces consecutivas, pone en automático dicho proceso.

Esto pasa en el deporte, el trabajo, en la escuela, y en cualquier ámbito de nuestra vida, si cuando nos ponemos a emprender cualquiera de estas acciones lo hacemos muy pausados o muy lentos, esta será la forma en que terminaremos haciéndolo, muy lento o con poca energía.

el rendimiento maximo se entrena
el rendimiento máximo se entrena

Para obtener resultados de alto rendimiento debemos de hacer siempre un poco más de de lo que nos resulta cómodo, para habituar a nuestro cerebro a ese ritmo o trabajo.

Si entrenamos en un deporte a una media del 60% de lo que podemos hacer el resultado en competición será un poco superior pero nunca llegará a ser un 100%.

Pasa lo mismo en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida, si lo hacemos a un 60% estaremos dejando de rendir un 40%. Y esto es una gran estafa que nos hacemos a nosotros mismos.

La próxima que emprendas cualquier acción pregúntate si estás haciendo el máximo posible, si no es así, empieza a plantearte qué persona quieres ser.

El rendimiento máximo se entrena, seguramente no alcancemos llegar a ser un Nadal, pero sí que podemos esforzarnos al máximo para no defraudarnos a nosotros mismos y llegar mucho más lejos de lo que habíamos imaginado.

Es una manera de verlo, estoy seguro que tú que estas leyendo esto tienes alguna sugerencia que pude aportar otro punto de vista, compártelo y todos podremos aprender.

Francisco Beltrán

@beltranortin

Alcanzando metas

Alcanzando Metas

Cuando en alguna parte del mundo surge un caso de éxito muchas personas acuden y lo investigan, desean obtener “eso” que hizo que aquella empresa, aquella organización, aquella persona o aquel grupo de personas lograran ese nivel de eficiencia y calidad en la consecución de un objetivo importante. Ejemplos hay varios, ¿pero el modelo se puede aplicar sin más?
La cuestión aquí es, ¿Sólo basta con implementar alguna metodología de calidad para lograr calidad, o eficacia?, ¿Bastaría con implementar lo hecho en Zara en otra empresa de confección para lograr sus estándares de eficiencia?
¿Bastaría implementar los entrenamientos de Guardiola para lograr otro Barça?
En pocas palabras, ¿Qué complica todo y hace que exista una alta probabilidad de fracaso en una implementación de este tipo?

LLegar a la cima

No hace falta pensar mucho para darnos cuenta que existen otros factores, como la cultura, las técnicas utilizadas por las personas que están implicadas, el ecosistema en el que se desenvuelven esas personas, lo realmente adaptado que están los procesos al contexto en el que se desea implantar esos procesos de calidad y eficacia etc.
He visto varias veces que el gran error de muchos intentos de mejora personal u organizacional se da debido, a que sólo se consideran parte de los factores, no contempla la totalidad del conjunto.

Se está parapetado en los modelos que habían funcionado hasta ahora, sin pensar que el modelo vigente no tiene nada que ver con el antiguo.
Este nuevo modelo se basa en la relación entre las personas, podemos tener los mejores manuales, los mejores expertos, a los mejores jugadores o el mejor entrenador, pero todos sabemos que si los componentes (PERSONAS) no están implicados, no tendremos el éxito esperado.
Una relación exitosa del tipo que sea, es una que se basa en el mismo concepto que el Budismo solo podremos alcanzar nuestros objetivos, ayudando a los demás ha alcanzar los suyos, en el caso de las personas alcanzaremos nuestros objetivos ayudando a otros.
En las organizaciones son estas las que tienen que dotar de las herramientas y recursos para que sus colaboradores alcancen su propias metas.
Alcanzar metas empieza con dejar de mirarse al ombligo y darse cuenta quien necesita de nosotros, nos sacará del circulo vicioso de querer solo nuestro propio beneficio, y nos abrirá los ojos que para alcanzar nuestros objetivos, necesitamos de la ayuda de otros.

 

Francisco Beltrán Ortín
Puedes opinar en:
http://mentesabiertas.com