Archivo de la etiqueta: orientación familiar

Cuando fue la última vez que te formateaste

Cuando fue la última vez que te formateaste

 

descargaLas relaciones de pareja se van debilitando con el paso de tiempo. El tiempo nos hace cómodos, y damos por hecho que tenemos seguro el cariño o la complacencia de nuestra pareja. Veo como parejas se reprochan comportamientos delante de otros. Lo peor de esto es pensar que cuando le decimos cualquier aspecto que no nos agrada delante de otros funcionará y a partir de ese momento cambiará su comportamiento.

 

Quizás deberíamos hacer como con los ordenadores cuando empiezan a ser lentos y se quedan colgados. El exceso de información, instalaciones y borrado de programas alojados  en el mismo sitio, hace que tengamos que formatearlos y volver a empezar y  seguro que no  volveremos a instalar todo lo que teníamos, lo remplazamos por nuevos programas más veloces y que tienen más utilidades.

 

Eso es lo que pasa cuando una pareja se separa. Se formatean, he visto hombres que se vestían como viejos y con un aspecto más bien dejado, para convertirse en hombres atractivos, con buena ropa y una imagen que antes no la daban. Sus mujeres no son menos, una mujer que antes no se hacía ni el bigote, con sobre peso y que nunca se acercaba a la peluquería, no la conocerías ahora, delgada, con un pelo impecable, maquillada y claro sin bigote.

 

Lo más grande de esto es que no es necesario separarse de la pareja que tienes, tú puedes convertirte en hombre atractivo o mujer atractiva que eres, solo tienes que proponértelo y  sacarlo a la luz. Imagina esto;  todo el mundo está conspirando para que seas feliz y exitoso/a. Es una manera mucho más  agradable de empezar tu día, no crees. Cuando estés con tu pareja intenta hacer un cumplido, si le dices algo así como – maciza, tío bueno…-  si nos acostumbramos a decirle cosas buenas a nuestra pareja se convertirá en un hábito y sin darnos cuenta seremos más felices.

 

Si intentamos primero entender, para luego ser entendidos, podremos comprender a la persona que tenemos a nuestro lado. Es una manera de afecto que la otra persona lo recibirá con agrado, cuando el otro siente que le estás entendiendo es cuando de verdad surge la autentica empatía. Si dejamos de mirarnos al ombligo para darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor, empezaremos a tener una convivencia mucho más positiva y motivadora.

 

Si tienes un comentario u otro punto de vista, me gustaría que lo compartieras en:

 

Francisco Beltrán Ortín

 

Hermanos y Derechos Humanos

El modelo de las relaciones fraternas forma parte del patrimonio cultural de la Humanidad. La historia bíblica de Caín y Abel pone de manifiesto ese carácter de rivalidad y de competencia que se observa en las relaciones entre hermanos. Por otra parte, el hombre califica de relaciones fraternas al modelo de convivencia al que aspira en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, refiriéndose así al componente solidario y cooperativo que se le suponen a los hermanos.

La interacción entre hermanos es ambivalente en la gran mayoría de los casos. Con ambivalente se describe una interacción en la cual conviven episodios de relación positiva y de afecto con episodios de relación agresiva, directa o indirecta, y de evitación.

¿Quien no ha reñido con su hermano/a?

Seguramente habrá alguien, lamentablemente la mayoría nos hemos peleado, disgustado, discutido… En muchas ocasiones se sacan a relucir cosas del pasado que lo único que hacen es crear mal ambiente familiar. Esta clara falta de madurez, nos hace no progresar en nuestras relaciones fraternales, e incluso a no tener relación alguna.

En cierta ocasión un amigo me hizo una reflexión sobre los hermanos que no se me olvidará. Dijo; a los amigos los eliges, la familia te toca.

Hace falta una energía adicional para poder mantener una buena relación, mirando al futuro y desterrar los fantasmas del pasado.

Una observación detenida nos muestra, que tras cada arrebato de superioridad de un hermano sobre otro, se esconde un complejo de inferioridad. Quien quiere juzgar, rebajar, achicar a los demás, tiene miedo de los otros.

Solamente el que se coloca en el mismo plano que los demás, no queriendo ser más, puede lograr la verdadera fraternidad.

Francisco Beltrán Ortín