Archivo de la etiqueta: familia

Cuando fue la última vez que te formateaste

Cuando fue la última vez que te formateaste

 

descargaLas relaciones de pareja se van debilitando con el paso de tiempo. El tiempo nos hace cómodos, y damos por hecho que tenemos seguro el cariño o la complacencia de nuestra pareja. Veo como parejas se reprochan comportamientos delante de otros. Lo peor de esto es pensar que cuando le decimos cualquier aspecto que no nos agrada delante de otros funcionará y a partir de ese momento cambiará su comportamiento.

 

Quizás deberíamos hacer como con los ordenadores cuando empiezan a ser lentos y se quedan colgados. El exceso de información, instalaciones y borrado de programas alojados  en el mismo sitio, hace que tengamos que formatearlos y volver a empezar y  seguro que no  volveremos a instalar todo lo que teníamos, lo remplazamos por nuevos programas más veloces y que tienen más utilidades.

 

Eso es lo que pasa cuando una pareja se separa. Se formatean, he visto hombres que se vestían como viejos y con un aspecto más bien dejado, para convertirse en hombres atractivos, con buena ropa y una imagen que antes no la daban. Sus mujeres no son menos, una mujer que antes no se hacía ni el bigote, con sobre peso y que nunca se acercaba a la peluquería, no la conocerías ahora, delgada, con un pelo impecable, maquillada y claro sin bigote.

 

Lo más grande de esto es que no es necesario separarse de la pareja que tienes, tú puedes convertirte en hombre atractivo o mujer atractiva que eres, solo tienes que proponértelo y  sacarlo a la luz. Imagina esto;  todo el mundo está conspirando para que seas feliz y exitoso/a. Es una manera mucho más  agradable de empezar tu día, no crees. Cuando estés con tu pareja intenta hacer un cumplido, si le dices algo así como – maciza, tío bueno…-  si nos acostumbramos a decirle cosas buenas a nuestra pareja se convertirá en un hábito y sin darnos cuenta seremos más felices.

 

Si intentamos primero entender, para luego ser entendidos, podremos comprender a la persona que tenemos a nuestro lado. Es una manera de afecto que la otra persona lo recibirá con agrado, cuando el otro siente que le estás entendiendo es cuando de verdad surge la autentica empatía. Si dejamos de mirarnos al ombligo para darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor, empezaremos a tener una convivencia mucho más positiva y motivadora.

 

Si tienes un comentario u otro punto de vista, me gustaría que lo compartieras en:

 

Francisco Beltrán Ortín

 

La vida nuestro mejor maestro

5 experiencias para compartir

La 1ª a fue en lES Navarro Santafé, fui de la primera promoción del lES y como muchos otros no acabe mis estudios, me puse a trabajar a los 15 años, fue una decisión que me dejaron hacer, pero que con el tiempo me di cuenta que esa decisión no podía ni debía haberla tomado con tan poca experiencia, esto me enseño la 1ª   Lección, No te precipites y valora todas las consecuencias, y si no sabes que hacer pregunta a un experto.

La 2a me vino de mi paso por la mili a los 20 años, allí tuve la oportunidad de salir de mi contexto habitual y entendí lo que no quería ser, estar en un sitio desconocido, agudeza el ingenio y te abre unas posibilidades que antes no te habías parado a pensar.

No sabía que haría con mi vida, lo que si sabía era lo que no quería.

Es lección me enseñó que nadie te lo va a poner fácil, que si quieres algo no existen los atajos, solo trabajo duro y perseverancia. Al final conseguirás lo que te propongas.

La 3ª con más de 30 años me pasó en una entrevista de trabajo para comercial, la psicóloga me dijo que era el candidato ideal, pero que se había dado cuenta que mi verdadera pasión era enseñar.

Lo que aquí aprendí fue, que muchas veces perseguimos metas equivocadas creyendo que son las correctas y pasamos por delante de las que verdaderamente nos importan sin prestar atención, por eso hay que estar atentos a nuestra intuición, es más sabia de lo que nos imaginamos.

La 4ª fue en mi experiencia con el deporte de competición en Judo, cuando perdía estaba siempre pendiente de los árbitros y quejándome de lo que hacían, mi maestro decía que si no te daban el Ipon (equivale al cao de boxeo) de primeras que le hicieras otro hasta que ganaras el combate.

Aprendí que la vida no es justa y debes de asumirlo desde el principio, abandoné la competición poniendo excusas, en vez de asumir mi responsabilidad.

Esto me enseño que no podemos estar pendientes del pasado, ya que no tiene arreglo, hay que seguir con la misma fuerza o si se puede mayor todavía para alcanzar tu propósito. Enfocarse en el pasado solo limita tus posibilidades del presente.

Como he comentado abandoné mis estudios, pero nunca es tarde para empezar y el momento me llegó con 35 años, de esto aprendí que si tienes una meta definida, clara, cuantificable que te motive, y lo tengas por escrito comprometiéndote con ella, al final llega la recompensa.

Como dice un  proverbio Japonés, la disciplina al final supera a la inteligencia, si eres disciplinado y comprometido al final el éxito llega.

No olvidéis que hoy es el mañana de ayer. Ponte en marcha.

Francisco Beltrán Ortín

Salir de la comodidad

Últimamente he tenido algunas conversaciones con amigos y conocidos sobre cómo les afecta su nueva situación al quedarse sin trabajo. Lo cierto es, que cuando dependes de terceros en lo referente a tu trabajo puede llegar el día que sin darte cuenta te encuentres en la calle.

Ahora el que está parado puede que se acomode en cobrar del paro hasta que le llegue el trabajo deseado. La realidad es que ese trabajo no va a llegar nunca, ya que el nuevo modelo de sociedad que nos han impuesto, dice que hay que trabajar más por menos, así que todo lo pasado, pasado está.

Un frase que me llamó la atención esta semana ha sido la del gurú del MK Guy Kawasaki – Tendrá que pasar mucho tiempo sentado en la orilla de un río, hasta que te entre una pato asado por la boca– Viene a decirnos que hay que empezar a pensar de otra forma y ser nosotros los artificies de nuestro futuro, no tenemos que esperar a que nadie venga a buscarnos para trabajar, tenemos que salir a buscar nosotros. Porque si no cazamos al pato y lo cocinamos, difícil será que nos entre por la boca. Por eso mismo hoy hay que levantarse y salir, ver y observar donde puede haber una oportunidad para labrarnos un futuro diferente.

Si el trabajo que encontramos no es lo que nosotros esperamos, no importa cógelo y hazlo lo mejor que puedas, ya que si esperas mucho al trabajo que quieres, con forme pase el tiempo te harás mucho más exigente y por lo tanto será mucho más difícil trabajar.

Empieza a salir de la comodidad y empezaras una nueva forma de vivir.

 

Francisco Beltrán Ortín