Archivo de la etiqueta: divorcio

Madre no hay nada más que una

El siguiente relato, podría ser nuestra propia historia, o nuestro propio futuro.

Lo he extraído del libro -Lo que aprendí en el camino- de el autor Zig Ziglar,

Cita:

Lo mejor que un padre puede hacer por su hijo es amar a su pareja”

Relato:

Esta realidad llegó a mi casa cuando mi hijo tenía unos quince años. Estábamos dando un paseo y le pregunté, “Hijo, si alguien te preguntara que es lo que más te gusta de tu padre, ¿qué le responderías?.

El dijo, “ Le diría que lo que más me gusta de mi padre es que ama a mi madre.”Naturalmente le pregunté, “ Hijo, ¿Por qué dirías eso?” El respondió, “ Sé que como amas a mamá la tratarás bien, y mientras la trates bien, seremos una familia, por que yo también sé cuanto mamá te ama. Eso significa, Papá, que nunca tendré que elegir entre tú y mamá.”

Tratarnos bien es el primer paso para tener una buena relación. Háblale bien a tu hijo de tu pareja, eso le dará seguridad, y no la buscarán en otro lugar.

Haz saber a tus hijos que sus padres se quieren.

FBO

Pedagogo Social

Vacaciones: Lugar de encuentro en familia

Estamos en plena época de vacaciones, este es un buen motivo para disfrutar unos días con la familia y tener tiempo de conocerse. Desde esta perspectiva tendríamos la posibilidad de conocer más a nuestra pareja, de compartir experiencias con nuestros hijos, conocer sus proyectos de futuro… teniendo presente que esta experiencia no volverá a repetirse. Podremos volver al mismo sitio, hacer las mismas cosas, pero no será igual, será otra cosa, en otro momento diferente, donde las condiciones y los actores no repetirán su papel.

Dentro de las relaciones sociales a todos los niveles, la comunicación es el caballo de batalla que siempre sale a relucir. Mantener un canal de comunicación abierto en doble dirección, no es lo fácil que podríamos esperar. Escuchar Activamente es una asignatura que no se enseña en la escuela, no está en el currículo, no está programado, se nos enseña a escribir, a leer, a hacer cálculos, pero no a escuchar activamente. Esta falta de formación hace que seamos más egoístas, comodones, narcisos, materialistas, porque no prestamos atención a lo que tenemos alrededor. La falta de escucha hace que no fluya la comunicación y que los mensajes no lleguen con la intención que se mandaron, hay malos entendidos, malas interpretaciones, “mala comunicación”.

Tomemos tiempo para reflexionar en como nos relacionamos con nuestra familia, la cuestión no reside en lo que los demás deben de hacer, somos responsables de nuestra propia comunicación, de nuestra felicidad y en última instancia, diría que de la mayor parte de nuestras circunstancias.

Sugerencia:

Plantéese pequeños compromisos y manténgalos. Sea una luz, no un juez. Sea un modelo, no un crítico. Sea una parte de la solución, no parte del problema.

F.B.O.

Pedagogo Social