Archivo de la etiqueta: dependencia

El efecto Rolando

El autor de este principio es el Doctor S. Covey, según este autor, este efecto puede cambiar la vida de una persona.

¿En qué se basa este principio? Según el autor, El 10% de nuestra vida está relacionado con lo que nos pasa, el otro 90% se relaciona en como reaccionamos a los que nos pasa. No tenemos el control de un 10% de lo que nos puede suceder en la vida, el otro 90% depende de nosotros y la respuesta que damos.

No podemos evitar que el coche no arranque, que el avión se retrase, que nos sorprenda la lluvia, que un conductor pueda obstaculizarnos en el tráfico,…lo cual tirará por la borda toda nuestra planificación… No tenemos control sobre este 10% de lo que nos pasa, el 90% es diferente, solamente nosotros lo determinamos, ¿Cómo? Con nuestra reacción.

Algunas formas de utilizar el principio 90/10;

Podemos dar golpes al volante de coche maldiciendo, o coger el teléfono y llamar a un compañero para que te recoja, podemos montarle un pollo a la chica de la taquilla del aeropuerto, o por el contrario esperar a otro vuelo y disfrutar de un buen libro o de tu música favorita… veis a que se refiere, cuando nos desesperamos haciendo cola, solo nosotros determinamos nuestra conversación interna y lo que nos decimos para  nuestros adentros.

Si alguien te dice algo negativo acerca de ti, no te lo tomes a pecho. Deja que el ataque caiga como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten. Reacciona apropiadamente y no arruinarás tu día. Una reacción equivocada podría resultar en la pérdida de un amigo, ser despedido, te puedes estresar, etc.

Ahora ya conoces el Principio 90/10.

Aplícalo y quedarás maravillado con los resultados. No perderás nada si lo intentas. El Principio 90/10 es increíble. Muy pocos lo conocen y aplican este principio. El resultado?

…Tú lo comprobarás!!

Todo, absolutamente todo lo que damos, hacemos, decimos, o aún, todo lo que pensamos, es un Boomerang. Regresa a nosotros…

Si queremos recibir, aprendamos primero a dar…

Francisco Beltrán Ortín

 

Tú si que importas

Estamos tan acostumbrados a la crítica que hemos hecho de ella una forma de vida. Qué pasaría si en vez de criticar a los demás, expresáramos cosas buenas de los otros. Os lo cuento.

Hace 3 semanas tuve la oportunidad de poder experimentar lo que se siente de primera mano al recibir buenos comentarios de varias personas. No es la primera vez, pero es igual de bueno que la primera vez. Hace 20 años asistí a un curso de la Camara sobre la Psicología en ventas, lo impartió un profesor que dejó mella en Villena, Carlos Roser. Fue uno de esos cursos donde alguno dijo el primer día que estaba muy liado y que no podría ir todos los días, craso error, nadie faltó un solo día. Este hombre nos cautivó y la guinda la puso con una experiencia que marcó un antes y un después de las relaciones entre los que participamos, la suerte que he tenido es, que he podido repetir esta experiencia en varias ocasiones.

Se trata de tener una experiencia muy positiva  dentro de un grupo del carácter que sea; Se hace una ronda por persona y se identifica algo positivo sobre cada uno de los participantes, formando un circulo sin ningún obstaculo. No es nada fácil si te paras a pensarlo un poco. No nos han educado así, es mucho más fácil etiquetar y sacar los defectos, que identificar cualidades positivas. Para que funcione la experiencia debe de ser sincera y sin peros. Todos los participantes deben recibir de todos su dosis de buena energía. Al final se acaba dando abrazos a todo el mundo y ese grupo ya no volverá a ser el mismo, habrá pasado a la fase de aceptación reforzando la confianza en los integrantes del mismo.

En mi última experiencia conseguimos hacer de un grupo un pequeño equipo, parece que es lo mismo, pero no lo es. En un grupo, cada uno va a la suya y tiene su propio objetivo individual. En un equipo, el objetivo es común a todos y se sienten partícipes del mismo proyecto.

Esto lo podemos hacer a diario y con todas las personas que queramos alégrale el día, salgamos y alegremos el día a la persona que nos encontremos, al panadero, a la frutera, al de la ventanilla del banco, a tu padre/madre… Fíjate en cualidades que puedas ensalzar sinceramente, y no dudes en alegrarle el día a otro, tú sentirás que si que importas, haciendo a otros importantes para ti.

Francisco Beltrán Ortín

 

 

Busco Trabajo

Hace unos días estuve participando en unos seminarios de las practicas de fin de carrera de turismo, y parece que se ha instalado en muchos estudiantes, lo que llaman los psicólogos –Indefensión Aprendida– esta palabreja viene a decir que – para qué voy a molestarme en hacer algo por mí mismo, si no voy a conseguir nada, como no hay trabajo– Pues sí, hay muchos futuros profesionales universitarios que piensan que les tienen que dar trabajo sin que ellos aporten casi nada. Uno puede tener 3 carreras e hincharse a mandar currículos, lo más seguro es que no encuentre trabajo, ya que ahora se busca a personas con ideas, con proyectos, con iniciativa, que aporten valor a la empresa. Las empresas no necesitan a personas que tienen poco o nada que aportar.

Mi vecino Toni que ha sido toda la vida zapatero, se apuntó hace 2 años a un curso de energía solar, este año ha cursado una formación de obrero de la construcción, me consta que se está sacando el graduado de secundaria, y no se le caen los anillos para trabajar donde haga falta. Ha tomado la iniciativa para salir del paro, y lo está consiguiendo. No se queda en su casa compadeciéndose y echándole la culpa a los demás, ha tomado las riendas y eso hace que ahora esté trabajando.

Algunos estudiantes, pasan tanto tiempo en la universidad, sin estar en el mundo laboral,  que han perdido el conocimiento de la realidad. El modelo de sociedad trabajadora ha cambiado, ahora las empresas buscan personas que les aporten beneficios, no gastos, un trabajador debe de aportar más de lo que se gasta con él, y un nuevo trabajador mucho más, ya que le falta la experiencia.

Esto no es ni más ni menos que lo mismo que he comentado tantas veces, la vida que tenemos es el resultado de las decisiones que tomamos tiempo atrás, decidimos nuestro camino continuamente, podemos decidir tirar la toalla, o seguir el combate. Toni tomo su decisión, no lo hace por nadie, lo hace porque quiere hacerlo, nadie lo haría por él, ha sido su decisión; y tú ¿qué piensas hacer?

Francisco Beltrán Ortín