Para andar por la vida


Este es el título del taller que se realizó en las Jornadas Solidarias de la Comparsa de Piratas 19-06-2010, ha sido una experiencia muy gratificante, el objetivo se superó con creces, y de esta experiencia ha resurgido una relación con un amigo de mi adolescencia.

Estoy seguro de que todas las personas que participaron no salieron igual que entraron, y que a todos nos reportó una agradable vivencia. Las expectativas se cubrieron sobradamente, y puedo afirmar que todos los que participaron son personas con una autoestima de gran valor, ya que asumen que, aunque tienen una buena imagen personal, asisten a este tipo de eventos para superarse y disfrutar mucho más de la vida.

Por otro lado también llama la atención la presencia de una gran mayoría de mujeres con respecto a hombres. Esto nos dice mucho sobre la naturaleza femenina. Las mujeres vuelven a demostrar que de sexo débil no tienen nada. Ya que con el título de la actividad, (Taller de Autoestima) muchos podrían verlo como una debilidad, y la debilidad la han tenido cuando pudiendo estar, no lo hicieron. Los hombres tenemos que empezar a dejarnos los estereotipos de machitos, y potenciar nuestra parte más sensible. A mi generación nos criaron con el lema “los hombres no lloran” pero esto lo oí cuando tenía unos 5 años, y parecía que si te pasaba algo no podías llorar, porque no era cosa de hombres, por Dios si éramos solo niños pequeños. Pero esto nos ha dejado una huella importante que nos ha marcado, sobre nuestra sensibilidad.

El mensaje que quise transmitir en este taller no fue otro que, la autoestima está en nosotros, no está en los demás, ni en las cosas, la autoestima forma parte de cada uno y es el auto-concepto que tenemos sobre nosotros. Los medios de comunicación se esfuerzan por darnos modelos que se les supone idílicos y dignos de copiar, pero que en realidad, ni son modelos para copiar, ni sanos para seguirlos.

El ser consciente de lo especial que es cada uno le quita protagonismo a toda esa cantidad de mensajes que nos bombardean a diario dándonos modelos nada recomendables.

Otro de los puntos fue no dejarnos influir por lo que otros piensan y tener nuestro propio criterio respetando el de los demás. El tener criterio significa poder tomar decisiones sin estar influido por las emociones, lo cual me parece muy difícil, pero hay que entrenarse, y no dejarse llevar por las emociones, y responder cuando estemos tranquilos, y no estemos influidos por lo que las emociones nos dicten.

La conclusión es, que estamos en aprendizaje continuo, y se acabará cuando nuestra vida se apague, mientras la llama siga encendida el aprendizaje no termina y no debemos de dejar de evolucionar.

Francisco Beltrán Ortín

Un comentario en “Para andar por la vida”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.