Despierta al gigante dormido: Aprende optimismo II


♥ Tiempo de lectura: 2 min.

Eres la persona viviente más importante que existe en este momento. [Piensa acerca de ti mismo: en toda la historia de la Tierra, jamás hubo nadie exactamente igual a ti, y, en toda la infinidad del tiempo futuro, jamás habrá otra igual].

Eres el producto de tu herencia, ambiente, cuerpo físico, conciencia y subconsciente, de tu particular situación y orientación en el tiempo y el espacio… y algo más, no puedes olvidar los poderes conocidos y desconocidos.

Tu tienes el poder de influir, utilizar, controlar o mantener relaciones interesantes con todos esos poderes. Y tu puedes dirigir de forma positiva tus pensamientos, controlar tus emociones y ordenar tu destino con una actitud positiva. Porque tu eres una mente con un cuerpo. Y tu mente consta de dos gigantescos poderes invisibles: la conciencia y el subconsciente.

Uno es un gigante que nunca duerme, el subconsciente. El otro es un gigante que, cuando duerme, carece de capacidad y cuando se despierta, su capacidad potencial es ilimitada. Este gran poder que tienes se denomina conciencia. Cuando ambos gigantes funcionan en armonía, pueden influir, utilizar, controlar o mantener relaciones armoniosas con todos los poderes conocidos y desconocidos. Tu ordenas y ellos obedecen, es como el genio de la lámpara de Aladino, pide y se te concederá. Funciona en ambos sentidos, si pides felicidad se te concederá, si pides depresión, se te concederá. Somos lo que creemos que somos, y nos convertimos en lo que practicamos. Si prácticas la sonrisa amable, el saber estar, el respeto, la humildad serás una persona optimista, con una buena autoestima. Desgraciadamente en el otro sentido funciona mucho mejor, si eres amigo de la crítica, del enfado, del engaño, del aprovecharse de las situaciones sin tener presente a como afecta a los demás, en eso te convertirás, una persona arrogante, con pocos amigos, vivirás una mentira auto-justificándote que los fines justifican los medios.

Para demostrar un buen nivel de autoestima, la grandeza está en la humildad, las personas verdaderamente grandes, son personas sencillas, positivas, naturales, con carácter, y una honestidad intachable. Aprender a sentirse a gusto con uno mismo es una demostración de humildad, y a la vez de sentido común, si dejamos que otros opinen sobre nosotros y damos crédito a sus comentarios, minará nuestra autoestima. Será lo que esa persona piensa, no la realidad.

Somos libres de decidir como queremos sentirnos. Haz la prueba, el próximo día levántate y sonríe… sonríe a todo el mundo, verás como cambia todo. Igual te gusta los que experimentas y decides repetir… y tal vez se convierta en una hábito.

La forma de encontrar la felicidad, es haciendo felices a otros, sin esperar nada a cambio, por el mero hecho de sentirte mejor. No lo olvides, los días siempre son: MUY BUENOS DÍAS.

Abraham Lincoln dijo en cierta ocasión:“He observado que las personas son tan felices como se lo hayan propuesto”

Francisco Beltrán Ortín

9 comentarios en “Despierta al gigante dormido: Aprende optimismo II”

  1. Muchas verdades hay en este artículo. Me gusta especialmente lo que se dice sobre las gentes que critican a los demás. Siempre he dicho y me lo habrás escuchado en muchas ocasiones que ése tipo de gente y sus críticas, están compuestas de un 50% de envidia y otro 50% de admiración.

    Personalmente me siento mucho más fuerte cuando ese tipo de gente me critica, me ratifica que tengo razón e implícitamente demuestran ser pequeños cuando se comparan con uno. Me siento bien, me motiva ese tipo de crítica.

    Y todo ello se debe, como bien dices, por ese gigante que te da una fuerza sobrehumana: La Conciencia. Estar en paz con tu conciencia, saber que estás haciendo lo correcto y lo honesto, te da una fuerza y un magnetismo que se transmite a tu alrededor, en esos momentos eres poderoso y puedes lograr cualquier cosa que te propongas.

    Felicidades, Paco.

  2. Gracias por tu comentario. La verdad es que en estos tiempos diferentes, tenemos que reinventarnos, y comportarnos como se espera que hagamos.
    Otra tema a considerar es lo que el señor A. Rovira comenta sobre «la buena suerte». Es la suerte que tu te trabajas. La lotería te toca y solo es suerte, y no dura en el tiempo. La buena suerte nos la fabricamos día a día.
    gracias taiger

  3. Gracias a ti por traernos estas enseñanzas tan positivas.

    Por ciertom no sé si ha visto el anuncio de Coca-Cola en el que reúnen a un anciano de 102 años y un bebé recién nacido. La narración del anciano es, simplemente, sobrecogedora.

  4. Hola Paco, yo me sumo a la felicitación de taiguer. Cuan equivocados solemos estar casi siempre.

    Saludos, a este Paco no lo conocía yo. Me alegro.

    Rafa Balaguer

  5. Hola Rafa, muchas gracias por tu comentario. De algo tiene que servir hacerse adulto. Cuando somos jóvenes tendemos a ser más arroganates e intransigentes. Con el tiempo te vas dando cuenta que lo verdaderamente importante, está dentro de nosotros, y de los que tenemos a nuesttro alrrededor.
    Contigo he compartido una parte importande de mi vida, pero gracias a Dios, la vida es un camino donde elegimos nuestra senda, y en lo que queremos convertirnos.
    un abrazo Paco

  6. vaya, vaya, con el paquico, me has dejado anonadada, no me imaginaba yo lo que podías dar de sí.Yo te hacía en tu tienda,
    como pasa el tiempo y como evolucionamos, en tu caso mucho
    me alegro de tus logros, enhorabuena.
    Ese crío de 12 o 14 años, que se tiró desde un 2º piso en construcción al montón de arena, menuda raja en el pantalón y la guaya que te dió la Maruja, anecdotas y recuerdos. Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.